Fábrica Historia

HISTORIA


 

 


En los comienzos de la naciente ciudad de Coyhaique don Pedro Vargas Oyarzo emprende la tarea de aportar al crecimiento de esta región por medio de la producción de ladrillos, para la construcción de casas particulares como así también de establecimientos comerciales. Fueron muchos años de arduo trabajo que no cesó con la partida de don Pedro, hoy sus hijos siguen la huella de aquel que tuvo la visión de emprender este camino.

Hoy día esta empresa produce baldosas, pastelones, cámaras, postes, entre varios otros productos que ayudan a cubrir las necesidades de infraestructura que requiere la región.

Seguramente don Pedro Vargas no imaginó que su familia seguiría haciendo crecer este sueño que el un día tuvo como único sostén para su familia.

Como reconocida empresa que ha sido fundada por uno de los pioneros de esta región, El Malevo, uno de sus folcloristas destacados compuso este poema:

 

 A Don Pedro Vargas Oyarzo…  

Que de recuerdos me traes por tanto tiempo pasado

Como nadie te ha nombrado yo voy a hacerlo al momento

Pisoneando barro al viento, con yeguas y potrillos

Fuiste amasando ladrillos, y así fue pasando el tiempo.

Hace ya bastantes años el llego de la Argentina

Con doña Adelia, su china, hizo un sendero de luz,

Joven, de buena salud, y criando a cuatro chiquillos

Se puso a quemar ladrillos allá en el Puente la Cruz

Y empezó a crecer entonces y a surgir este poblado,

Donde muchos han pasado y han quedado en la memoria,

Ellos ya están en la gloria, pues sus frutos han dejado

Y don Pedro se ha ganado un lugar en esta historia.

Don Pedro entregó ladrillos para tantas construcciones

Que al hacer recordaciones se me escapan de la cuenta,

Por los años del cuarenta se planificaba el centro

Se construía el regimiento, la casa en la pasarela,

Se levantaban escuelas con ladrillos y cemento

En todas las construcciones él tuvo mucho que ver

Y el progreso entro a crecer a pasos agigantados

Se construía el Juzgado, la Cárcel, el Hospital

Y el no paraba de entregar, quemando el horno seguía

Y la fábrica hasta hoy día no dejo de funcionar.

A modo de reconocer el esfuerzo de un solo hombre

Pienso al punto que su nombre también debería estar

Ocupando ese lugar que le ha dado a los pioneros

Los que llegaron primero, por eso pido al momento

Que se haga un reconocimiento a este humilde ladrillero.

Asi paso por la zona este hombre que nos dejó

Este hombre que construyo medio pueblo (y lo sabemos)

Y quiero que hoy le ofrendemos humildemente este verso

Por todo ese gran esfuerzo y en ese dia de marzo

Va el recuerdo de este amigo, don Pedro Vargas Oyarzo…    

 

Autor: Carlos Bello (“El Malevo”) 

 

Copyright © 2015. All Rights Reserved SpiderBit.